Coronel y Profesor José Rentaría

Coronel y Profesor José Rentería

(1911-1912)

 

Al coronel y profesor José Rentería le tocó la distinción de ser el primer gobernador constitucional, por elección, en el período revolucionario.

Tuvo como contrincante en la contienda electoral al fortense licenciado José A. Meza, apoyado por grupos ligados con los revolucionarios y con los porfiristas.

 

Las elecciones se celebraron el 3 de septiembre de 1911 y Rentaría toma posesión del gobierno el 27 del mismo mes.

 

La candidatura le cayó de lo alto a don José, quien tranquilamente se encontraba en El Fuerte, desempeñando funciones de prefecto político, cuando algunas representaciones de sinaloenses le proponen figurar como aspirante al gobierno de Sinaloa.

 

Encabezaron esta misión importantes y conocidos políticos de la época, entre los que se encontraban, por Culiacán, el licenciado Enrique Moreno y don Tomás Alvarado, y por Mazatlán, el prestigiado periodista don Heriberto Frías.

 

José Rentería no se hizo del rogar, acepta y se lanza a la campaña. Contaba en ese entonces con 76 años de edad y sus arrugas, aunadas a su larga barba blanca, mostraban su ancianidad.

 

Don José Rentería nació en 1835. Después de titularse en Guadalajara como maestro normalista, ingresa al Colegio Militar en la ciudad de México, pero no concluye su carrera de las armas.

 

Luego, en 1856, a los 21 años, trabaja en la capital de la República en el despacho de un notable abogado, donde aprende algo de leyes  y al mismo tiempo estudia idiomas llegando a dominar el inglés y el francés a la perfección.

 

Vive una temporada en Morelia, Mich. Por sus ideas liberales agarra pleito abierto en un periodito local con el obispo Clemente Jesús Murguía; pierde la tierra pro este motivo y marcha rumbo al noroeste. Llega a Sinaloa a mediados de 1858 y toma como residencia la Villa de El Fuerte, donde se le encomienda la dirección del Instituto Municipal “Benito Juárez”.

 

Se une aun pronunciamiento rebelde jefaturado por Plácido Vega, un joven inquieto como él, en defensa de la Constitución de 1857 y toman la población de El Fuerte a favor de la causa.

 

Prende la mecha y se desata la guerra civil en Sinaloa de liberales contra conservadores, que lleva a Plácido Vega, al tiempo y ya investido tonel grado de general, a la gubernatura del Estado.

 

Vega, en medio de la lucha contrae matrimonio en El Fuerte con la señorita Refugio Rivera Vega, y se sabe que no tuvieron hijos.

 

Plácido Vega al dejar el gobierno en enero de 1863, para ir a cumplir una comisión encomendada por Benito Juárez, lo sustituye el general Jesús García Morales, quien nombra a Rentería, por vez primera, prefecto del distrito del El Fuerte y para el mes de julio de 1864, por méritos en campaña, ya ostenta el grado de coronel.

 

Plácido Vega al dejar el gobierno en enero de 1863, para ir a cumplir una comisión encomendada por don Benito Juárez, lo sustituye el general Jesús García Morales, quien nombra a Rentería, por vez primera, prefecto del distrito de El Fuerte y para el mes de julio de 1864, por méritos en campaña, ya ostenta el grado de coronel.

 

García Morales es depuesto del cargo por los generales Ramón Corona y Antonio Rosales, autonombrándose este último, pasando sobre la Constitución, gobernador de Sinaloa.

 

Por tal razón Rentería se levanta en armas. El ex gobernador Francisco de la Vega y Rábago sorprende en Mirasoles, pueblo situado a veinte kilómetros de Culiacán, a las fuerzas que comanda don José, lo aprehende y lo conduce herido a la villa de Sinaloa, quedando en libertad cuando se reconoce la gubernatura de Rosales.

 

Regresa a El Fuerte, donde presencia la muerte del coronel de la Vega, quien es fusilado y colgado en la plazuela del lugar.

 

Este hombre singular participó en un cúmulo de hechos de armas en esas etapas conflictivas de la Reforma, la Intervención Francesa y el Imperio de Maximiliano, ganándose a pulso el grado de coronel que le había otorgado el presidente Benito Juárez.

 

Basta señalar la batalla de La Noria, entre Mocorito y Culiacán, en octubre de 1858; la batalla de Los Mimbres, Cosalá, en marzo de 1859; la toma de Mazatlán en abril de 1859 y la batalla de El Salitral, en Álamos, Sonora, en agosto de 1861.

 

Al triunfo de las fuerzas liberales contra el invasor francés y la caída y muerte de Maximiliano, ocurrida el 19 de junio de 1857, el coronel y profesor José Rentería se establece en Álamos, donde funda una escuela de gran prestigio académico.

 

No puede precisarse la fecha en que regresó a El Fuerte el maestro Rentería, según afirma el periodista Humberto Ruiz Sánchez, de cuyos artículos sobre este insigne michoacano hemos forjado esta reseña, pero para 1877, fecha en que don Porfirio Díaz asume la Presidencia de la República, ya se encuentra radicado en este lugar.

 

Por cierto, don José, que había sido admirador de don Porfirio, sufre un desencanto cuando éste se convierte en dictador,  como no se cuida de ocultar su sentido crítico, se le cierran las puertas en lo político y en lo militar, situación que lo orilla a entregarse de lleno a la carrera magisterial.

 

Fue entonces cuando fundó una sorprendente escuela militarizada, que impartía primaria y secundaria, estableciendo también un internado con cupo para sesenta jóvenes procedentes de diferentes partes de Sinaloa y Sonora.

 

Años después se aposenta en Mochicahui, donde establece otra escuela, incursiona en la agricultura, protagoniza un pleito a muerte con el novio de una guapa muchacha, se le encarcela y se le enjuicia, y sale libre del penoso incidente y otra vez reabre el viejo plantel educativo que había establecido en El Fuerte.

 

Empieza a escribir en periódicos y revistas de la época y en 1892 edita un libro intitulado Estudios y Recuerdos, en el que critica el comportamiento de don Antonio Rosales, al encabezar rebeliones y asonadas a lo largo de la entidad.

 

Ver más información…
Elipse: Página de Inicio